El Lago Ness, música para los oídos, paz para la vista

“Nosotros los escoceses queremos mucho a Maradona, por la mano de Dios. También odiamos a Inglaterra, y ese gol fue lo máximo”. Palabras más, palabras menos, así era la charla que tenía con Ronnie, quien manejaba el auto que me llevaba de vuelta a la estación de Inverness, dando por finalizado mis días en el Lago Ness. Un taxista muy amable y retirado que se dedicaba a hacer algunos viajes privados por recomendación, a un precio mucho menor que cualquier taxi. Un fiel habitante del Lago Ness que me mostró su amabilidad en todo momento. Para contar la historia de como lo conocí, hay que ir unos días para atrás.

IMG_2514
Panorámica del Lago Ness

Era Julio del 2013 y me tocaba vivir una aventura prolongada en Londres, intentando conseguir un trabajo que me otorgara una visa laboral para poder ejercer mi título de Ingeniero en Informática de manera legal. La búsqueda se tornaba cada día mas difícil y me fui haciendo la idea que, cuando se cumplieran mis 6 meses de permanencia en el Reino Unido gracias a mi visa de turista, iba a tener que emprender la vuelta. Perdido por perdido, y con plata en el banco gracias a la venta de mi auto antes de partir para tierras británicas, tomé la decisión de viajar 22 días por todo Gales y Escocia, más algunas ciudades de Inglaterra que todos me recomendaban. Una especie de viaje de mochilero deluxe, porque convengamos que los transportes y los hospedajes británicos (más sus desayunos) no te hacen sufrir, ni mucho menos.

Con mi amada MacBook Air, compañera de viajes desde hace ya unos años, un poco de música y Google Maps, más la recomendación de una gran amiga que vive en Londres desde hace más de 12 años, arme el itinerario del viaje. Viaje que arrancaba al sur del Reino Unido, en la ciudad de Bath llegando a su punto más alto (geográficamente) en el Lago Ness, para luego bajar por la parte este de la isla hasta desembarcar en Londres nuevamente. Había tomado como pauta hospedarme, siempre que pudiera, en Bed and Breakfasts. Después de viajar tanto y con tantos trenes en el medio, a veces buscas algo de comodidad. Por otro lado, en esa parte del mundo, los B&B son de muy buena calidad, precios módicos y te tratan muy bien. Me ilusionaba mucho la idea de viajar al Lago Ness. Mirando el mapa, me di cuenta que era lo más “alto” que había estado en toda mi vida en el mundo. Nunca había viajado tan arriba. Esto, sumado a su mística y sus leyendas hacían este destino uno de mis preferidos dentro del viaje. Quería que el lugar donde me hospedara cumpliera un solo requisito. Vista al Lago. Después, no me importaba el resto. Asi fue que llegué al Balachladaich – Loch Ness B&B, uno de los mejores 5 lugares donde alguna vez me hospedé. Sencillamente encantador.

Vista del B&B
Vista del B&B

Reservé online y pagué un depósito, para después completar el pago al momento del arribo. A partir de ese momento me di cuenta que había elegido bien. Ni bien se procesó el pago del depósito, Fiona, dueña junto a su esposo del B&B, se comunicó conmigo via mail para que me quedara tranquilo que había recibido el pago y ofreciéndome lugares para comer y distintos tipos de comodidades. Entre éstas, a Ronnie, amigo suyo, quien se ofrecía a llevarme y traerme de la estación a un precio menor. Le confirmé la hora de llegada del tren, proveniente de Aberdeen, y ella me confirmó que Ronnie me iba a estar esperando. Me dio la marca del auto, su patente, numero de celular, indicación precisa de donde me iba a esperar. Nada librado al azar. También me recomendó alquilar una bicicleta para “ir del pub al B&B”, remarcando que iba a ser más cómodo y que también iba a conocer rutas para bicicleta muy pintorescas. Me pasó la página web para alquilarlas (http://www.tickettoridehighlands.co.uk/), cosa que hice, empezando a darme cuenta cuan lejos me estaba yendo de los subtes y colectivos con frecuencia de minutos. Le mande (otro) mail informandole que ya había reservado la bicicleta pero que no sabía como hacer para que me la manden al B&B directamente. Su respuesta, masomenos, fue “Ya llamé yo, cuando llegues va a estar acá. Cuando te vayas la pasan a buscar”. Fiona rules!

Por estos pagos, aunque quieras, nada queda librado al azar. Me bajé del tren exactamente a las 16.03 como decía mi ticket y Ronnie me estaba esperando en el mismo lugar que me había dicho Fiona una semana atrás. Increíble. Bastón mediante, Ronnie me levantó la mano saludándome, y me ayudo a poner las cosas en el baúl. Mientras más al norte vas, más cerrado es el acento. Pero poco a poco fui entendiendo las cosas que Ronnie me contaba. A mitad del camino, detuvo el auto y me señaló el horizonte. “Mira, ahi empieza el Lago Ness. Dale baja, sacale una foto!” Ronnie se iba ganando el afecto argentino. Seguimos viaje y, a una milla del B&B, pasamos por Dores Inn, pub más famoso del pueblo. Ronnie me lo señaló al instante, marcándome que era un fiel habitué del lugar. Minutos después llegamos al B&B y Fiona y su esposo me recibieron muy amablemente, junto a sus hijas.

IMG_2561
Dores Inn

Fiona me llevó a mi cuarto, contándome que era un B&B nuevo, que recién empezaban. Se podía ver en la estructura. Todo nuevo, todo moderno, todo impecable. Me mostró la habitación y me ofreció un café, el cual acepté. Le pedí 15 minutos para darme una ducha rápida y la acompañaba en la sala de estar junto al café. Cada paso que daba, más cómodo me sentía. Charlé durante un rato con Fiona y su marido, hablando de fútbol, de Argentina y de muchas cosas más. Fiona me contaba que conocía un argentino por esos pagos y que iba a contactarlo así me llevaba a algún bar en mi estadía. Genia. Me mostraron la bicicleta que (obviamente) ya había llegado y me dijeron que la guardaban en el galpón afuera del B&B. Como era el galpón familiar, lo dejaban con llave, así que me mostraron donde escondían la llave, por si salía de noche y quería guardar la bicicleta a la vuelta. No había pasado una hora de mi estadía en el Lago Ness y ya estaba encantando. La habitación tenía un balcón que daba al Lago. Lo tenía a pocos metros. Mismo el B&B tenia salida al Lago. Perfección. Por suerte, el wi-fi no llegaba a la habitación y la señal por esos lados no se conseguía, así que pude aislarme completamente de cualquier pensamiento pasado o problema que me estuviera persiguiendo.

Estaba ya oscureciendo así que me apresuré a dar un paseo en bicicleta. A las 20 hs Fiona me había reservado mesa en Dores Inn. Las rutas te mostraban el lago a tu derecha, en todo momento. La paz reinaba y el silencio era la mejor música. Pedaleé un rato y volví para, pedaleo mediante, ir a Dores Inn. Que pub! Rústico, acogedor, típico, excelente. Y la comida no se quedaba atrás. Todo era perfecto. Si alguna vez andan por ahí, no pueden dejar de ir. Cuando volvía al B&B, me encontré a Ronnie, confirmando mi suposición previa. Era habitué del lugar. Después me enteré que vivía cerca de ahi.

IMG_2557

IMG_2558

Antes de que la cama me atrapara en una comodidad mágica bajé a la sala de estar a revisar mails desde la computadora. Escribí algunas cosas que en el futuro no tuvieron respuesta y me fui a dormir. Al otro día el desayuno estuvo a la altura de lo que estaba viviendo y después me fui a pedalear (y mucho) bordeando el lago y encontrando paraísos para mis ojos. No hay un solo lugar que recomendar. Solo agarrar la bicicleta y empezar a recorrer. Los lugares aparecen solos.

IMG_2554

La noche me llevó nuevamente al pub para otra rica comida y varias deliciosas cervezas. Volver en bicicleta de noche se volvía un lindo desafío. Antes de acostarme calenté agua y preparé un mate para tomarlo mientras mis ojos veían el Lago, mis oídos lo escuchaban y mi mente viajaba por vaya a saber uno donde. Paz.

Al otro día un tren me esperaba con destino a Edimburgo, por lo que desayuné temprano, armé los bolsos, toque el agua del Lago una vez más y, a la hora señalada, Ronnie me estaba esperando. Me despedí de Fiona y su marido, no sin antes darles algunos consejos sobre como mejorar la señal de WiFi en el B&B, algo que los tenía preocupado. Estaba muy cómodo y sinceramente, me hubiera quedado varios días mas. Dicen que en Invierno es insoportable, pero sin dudas yo viviría en el Lago Ness, definitivamente. Les agradecí por todo y prometí volver. A fin de cuentas, no había podido ver el Monstruo del Lago Ness!

IMG_2592

Me subí al auto de Ronnie, y empezamos a charlar mientras el Lago de desvanecía de mis ojos y la estación de tren se hacía cada vez más visible. “Nosotros los escoceses queremos mucho a Maradona, por la mano de Dios. También odiamos a Inglaterra, y ese gol fue lo máximo”.

IMG_2593

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo y Just DOxIT. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Trece + quince =

Site Footer

Sliding Sidebar

Acerca de mi

Acerca de mi

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Lo que anduve escribiendo

Proyecto iTravel

Viajando, mezclo mis dos pasiones. Recorrer el mundo y ser Ingeniero en Informatica. Como? Mira 👉🏼 iTravel...