Volviendome extranjero

Aunque todos los días mi cabeza piensa cosas nuevas para escribir, hoy encontré alguien que lo hizo por mi. En este texto que comparto a continuación veo reflejado mis pensamientos, sensaciones, recuerdos y sentimientos sobre viajar constantemente. Cada palabra es acertada, cada palabra es justa, cada palabra pone en letras lo que yo muchas veces no pude hacer. Dice algo así:

IMG_8690

“Desde pequeña ya soñaba con descubrir mundo, aunque siempre me había imaginado mi futuro en España. El día que traspasé las fronteras para ir a vivir a otro país, entendí lo que verdaderamente necesitaba. Siento que me falta todo un mundo por recorrer para poder aprender de otras personas y para comprender su cultura y el lugar donde viven.

De niña mi abuela me regaló un libro sobre los patrimonios de la humanidad de la UNESCO con imágenes de todo el mundo. Era un libro con unas fotografías preciosas; de esos libros que te da miedo pasar sus páginas para que no se estropee nunca, que guardas en el un lugar especial y que coges cada vez que estás triste o en modo soñador para poder volar y escapar del lugar en que te encuentres. Soñaba con visitar todos los países y lugares que en él aparecían. A día de hoy he visto poquísimos pero no me preocupa: sé que poco a poco conseguiré trasformar las imágenes de papel en hechos y continuaré coleccionando más experiencias en vez de estáticas imágenes.

Recuerdo con especial cariño aquel libro porque fue una de mis ventanas al exterior, a ese mundo que se expandía fuera de mi país. Es el libro que con sus páginas me contó que había cosas maravillosas mas allá de nuestras fronteras y que, por mucho que me gustase lo que me rodeaba, lo que allí se encontraba merecía muchísimo la pena.

El primer sitio que elegí fue Marruecos. Me preocupaba el racismo peligroso que se respiraba en España y supongo que por inquietudes personales me llamaban la atención los prejuicios y estereotipos latentes sobre los árabes y los musulmanes. Allí empezó todo. Allí un interruptor mental pegó un chispazo y me envió a vivir en otros lugares.

En este camino he entendido que grandes aprendizajes provienen de grandes necesidades. Antes, en mi zona de confort, muchas veces me venía todo hecho. Mi infancia y adolescencia fueron fáciles, con comodidades. Para mí salir fuera fue quedarme sin mis pilares; y ahí es cuando vinieron los verdaderos esfuerzos para alcanzar objetivos. Cuando te vuelves tú la persona extranjera tienes que probarte a ti mismx constantemente; y cuando lo consigues, cuando miras esos pequeños logros, es cuando te sientes realizadx, orgullosx de ti mismx por haber superado un nuevo reto.

Gracias a mis experiencias en el extranjero:

  • He descubierto la importancia de aprender idiomas. En el colegio nos obligan a aprender inglés. Yo nunca vi su utilidad ni tuve la necesidad de hablarlo. Fue cuando salí fuera cuando empecé a darme cuenta de lo fascinante que puede llegar a ser conocer otros idiomas y comunicarme con personas de otros lugares.
  • He sido capaz de buscar casa, pagar gastos, abrir una cuenta del banco, seguridad social, etcétera. Enfrentarte a la burocracia de tu país es un reto, pero enfrentarte a la de un país extranjero lo es aún más.
  • He aprendido a vivir en ciudades gigantescas y en lugares pequeños, rodeada de la nada, de montañas, de agua o de verde, con lluvia cada día o con un calor asfixiante. El ser humano sabe adaptarse a su entorno cuando surge la necesidad. Me gusta haberme vuelto más plástica y maleable en este sentido.
  • He comenzado a cocinar como una loca, porque antes en mi casa con mi madre no me daba la gana aprender, me lo daban todo hecho, y yo aprovechaba. No sólo he aprendido a cocinar las recetas que echaba de menos, sino también recetas de los países que me han acogido y además he probado nuevos sabores, frutas, verduras, etcétera, que jamás había probado antes.
  • He podido bailar danzas regionales, bailes que te hacen unirte más a las personas. La gente comparte contigo su música y sus películas nacionales. Y así, sin darte cuenta, descubres nuevas joyas musicales y cinematográficas internacionales.
  • He visto que las mujeres compartimos los mismos problemas y preocupaciones sin importar el país en el que nos encontremos. He desmontado prejuicios, conociendo muchas personas musulmanas que me han acogido en sus casas como una más, dándome todo lo que tenían, completamente desligadas de esa violencia que los medios se empeñan en mostrar. Personas que transmiten simplemente calidez y paz.
  • He conocido gente maravillosa de diferentes lugares del mundo que me han hecho sentir querida, haciendo que las ciudades donde vivía dejasen de tener nombres propios y pasasen a llamarse casa.

Por supuesto, todo no es maravilloso. Hay situaciones desagradables con las que te tienes que enfrentar, como resolver conflictos cuando no estás preparadx, o cometer equivocaciones por culpa del idioma o de la cultura que te meten en apuros.

Y por supuesto, también está la nostalgia de las cosas buenas que se van dejando atrás. De las cosas que más echo de menos de mi país es el humor. El humor con el que crecí y que entiendo a la perfección, por absurdo que sea. Es el humor que de verdad me hace reír a carcajadas y que me hace sentir cómoda. Muchas veces necesito compartir ese humor nuestro, compartir esos matices ibéricos que con el resto de ciudadanxs del mundo se me escapan.

Pero sobre todo, echo de menos perderme los buenos y malos momentos de la gente que quiero. Perderme cómo van eligiendo sus pasos sin poder estar allí para poder apoyarles en las decisiones que vayan tomando. No puedo ver cómo el paso del tiempo se va marcando en su piel poquito a poco. Mi cotidianidad ya no puede ser las cenas y los bares del barrio, con nuestras anécdotas , historias y fricadas varias. Echo de menos ser la que crece junto a ellos y ellas en vez de haberme convertido en aquella que viene de visita.

¿Y a vosotrxs ? ¿Qué cosas os aporta el estar fuera? ¿Qué estáis aprendiendo y qué es lo que más estáis echando de menos de vuestros respectivos países? Me encantaría que me contaseis cosas en los comentarios, a ver si entre todxs conseguimos crear cosas positivas de lo que significa ser ciudadanxs del mundo.”

Gracias eternas a mi amiga del alma Noelia por haberme enseñado este texto maravilloso.

Fuente: http://www.proyecto-kahlo.com/2014/11/volviendome-extranjera/

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo y Just DOxIT. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Leave a reply:

Your email address will not be published.

6 − dos =

Site Footer

Sliding Sidebar

Acerca de mi

Acerca de mi

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Lo que anduve escribiendo

Proyecto iTravel

Viajando, mezclo mis dos pasiones. Recorrer el mundo y ser Ingeniero en Informatica. Como? Mira 👉🏼 iTravel...