Notas mentales de un viaje andaluz con amigos, Volumen II

Previously, on “Notas mentales de un viaje andaluz”: “…con las valijas en nuestro auto, agua caliente en el termo, yerba, bombilla y música, emprendimos nuestro viaje a Sevilla. Caia la tarde y mantenerse despierto costaba pero entre charlas y mates, se pudo lograr. Llegar a Sevilla no fue difícil para nada. Pero estacionar el auto… uf, eso si fue un desafío. Creo que en llegar a Sevilla tardamos 2 horas. En estacionar el auto, 1 hora mínimo. Finalmente conseguimos un lugar cerca del hostel y fuimos a hacer el check-in. Para sorpresa nuestra, los dueños del hostel eran argentinos. Sevilla ya nos recibía con los brazos abiertos.”

IMG_8844

Por más mochilero que uno sea y aunque el hospedaje no sea algo de suma importancia para ciertas personas, caer en un buen hostel es siempre un punto a favor de la ciudad que se visita. Hace a uno sentirse más cómodo, más a gusto, más en casa. Y este fue el caso con el Hostel One de Sevilla y con sus dueños. Una hospitalidad única, un modo de llevar el alojamiento particular y placentero, una buena onda constante, free dinners y predisposición full time hacia con los huéspedes hicieron que los días y noches de Sevilla fueran espectaculares.

¿Qué decir de Sevilla? Una ciudad magnífica, apta para vivir por mucho tiempo sin lugar a dudas. Llegamos un Sábado a la noche dispuestos a conocer la noche de la ciudad, por lo que decidimos descansar un rato en el hostel, asistir a la free dinner, poner música, bañarnos, hacer una previa en el hostel y arrancar. Nos indicaron cuales eran las zonas de bares y para allá fuimos. Elegimos la zona de la Alameda (Triana era otra opción). Algunas cañas en diferentes bares nos dieron el coraje de preguntar algún boliche para ir a bailar. Nos recomendaron Tokyo y hacia allá fuimos. No fue la mejor opción pero tampoco decepcionó. Un aprobado. Y un aprobado con creces para la noche de Sevilla.

IMG_8799
Plaza central de Sevilla y su Catedral

 

En una sabia decisión, decidimos tomar la mañana del Domingo para descansar. Alrededor del mediodía empezamos a amanecer, al ritmo de Los Redonditos de Ricota, música que sonaba en el Hostel. La hora del Free Tour había pasado, así que, luego de almorzar (bastante tarde por cierto) en la zona de la Alameda (nuevamente), caminamos un poco por la parte más céntrica de Sevilla. Vimos de afuera la impactante Catedral de la cuidad. Sencillamente encantadora. Bordeamos los Jardines de los Reales Alcázares (a los cuales ibamos a contemplar en su totalidad al día siguiente ya que los Lunes entre las 16 y las 17 horas la entrada es gratuita) y llegamos hasta Plaza España, lo cual fue como entrar a un cuento de hadas. La paz se hace presente en esa Plaza, aparecen los lagos, los puentes de azulejos, los botes y el verde. Todo se combina para transmitir una sensación de placer que hace no te quieras ir de la Plaza. Por otro lado, la caída del sol ayudaba a la pintoresca escena.

Plaza España
Plaza España

Luego de esta sensacional caminata y un poco cansados de tanto caminar, volvimos al hostel para descansar un ratito, para después ir a cenar a un restaurant que la gente del hostel nos recomendó. “Bueno, bonito y barato” como suelen decir por ahí. Comimos muy bien, tal como nos prometieron y, con la panza llena, volvimos al hostel a dormir.

El Lunes nos despertamos temprano por la mañana para seguir recorriendo la ciudad. Por suerte pudimos encontrar un Free Tour muy bueno con un guía espectacular, que nos mostró la ciudad de una manera muy detallada. El tour, que normalmente tarda entre 1 hora y 1 hora y media, duró alrededor de 2 horas y 15 minutos e incluyó historias muy particulares de la ciudad. Complementó de manera perfecta las cosas que habíamos visto el día anterior. Luego del tour almorzamos la obligatoria paella de Sevilla para después, con la panza llena, volver al hostel por unos mates con los dueños y hacer algo de trabajo freelance en nuestras notebooks.

Panorámica de Sevilla
Panorámica de Sevilla

Aprovechando que, como dije antes, los Lunes entre las 16 y las 17 hs el Alcazar tienen entrada gratuita (por las dudas pueden chequear acá, decidimos visitarlos. Apenas habíamos llegado a Sevilla nos dijeron que era una parada obligatoria. Y no se equivocaron. Una mezcla de culturas, legados,habitaciones impactantes y pulmones verdes decorados de una manera sobria y elegante hacen este lugar un “must” en la ciudad andaluz.

Jardines del Alcázar
Jardines del Alcázar

Volvimos caminando al Hostel (muy buena ubicación tenia el hospedaje, a 10 minutos de cualquier atracción turística), volvimos a descansar un poco (nada de stress obvio), picamos unos montaditos y luego cenamos en una nueva free dinner en el hostel, con personas de todo el mundo. Desde Uruguay hasta Australia, todos en la misma mesa. Salimos a tomar algo por la noche de Sevilla para volver temprano a dormir, al otro día nos esperaba nuevamente la ruta.

Poca distancia hay entre SevillaCádiz. Cádiz es una ciudad costera, con un aire a la costa argentina. Esta vez elegimos el Cadiz Inn Backpackers. Hostel muy recomendable también. Solo nos quedamos una noche en la ciudad. Muchos dicen que mismo se puede ir desde Sevilla en el día y volver, es una ciudad que se recorre rápido. Ambas opciones son buenas, pero más de una noche es mucho tiempo para la ciudad. Recorrimos sus castillos a la orilla del mar, caminamos por la peatonal, fotografiamos la hermosa catedral, situada en el centro de la ciudad. Nos dimos una panzada de mariscos y pescados, tomamos mate en el hostel, cenamos por las callejuelas y tuvimos un intento fallido para ver un espectáculo de flamenco. Todo en una tarde y noche en la ciudad.

Cadiz y su mar. De fondo, la cúpula de la Catedral
Cadiz y su mar. De fondo, la cúpula de la Catedral

En caso que se desee, están los famosos colectivos turísticos Hop-on Hop-off que te llevan por los puntos mas atractivos de la ciudad. Yo sigo con mi promesa de nunca subirme a uno de esos. Prefiero caminar y elegir el destino por mi cuenta. Igualmente, la gente de Información Turística son muy amables y, al darte un mapa de la ciudad, te dan un pantallazo de la misma para que uno después pueda elegir que visitar.

Vista desde un Castillo de Cadiz
Vista desde un Castillo de Cadiz

El último día volvíamos a Málaga. Madrugamos, desayunamos, hicimos algunas compras y decidimos emprender la vuelta bordeando todo el mar, aunque fuera más largo el camino. Unos paisajes únicos que hicieron las horas de viaje mucho más placenteras. Pasamos por Gibraltar, sin saber que ésta era una colonia británica. En nuestro afán por entrar a conocer la ciudad, nos vimos envueltos en una cola aduanera interminable. Y lo peor, no podíamos volver atrás. Decidimos tomarlo con calma. Hicimos la cola, entramos a Gibraltar, vimos la cola que había en aduana para salir y decidimos salir de ahí inmediatamente. No contábamos con tanto tiempo y esa cola nos podía implicar varias horas esperando.

Paisaje de la ruta entre Cádiz y Málaga
Paisaje de la ruta entre Cádiz y Málaga

Finalmente salimos y seguimos camino por la ruta. Pasamos por los Pueblos Blancos, pequeños pueblitos al costado de la ruta con una fachada totalmente blanca. Son famosos gracias a Serrat y su famosa canción:

El último destino antes de llegar a destino fue Marbella. No profundizamos mucho en la ciudad pero si lo suficiente para caminarla un poco, tomar un café mirando el mar y darnos cuenta el nivel que corre por esas calles. Una ciudad costera muy linda y pintoresca, ideal para descansar mirando el mar. Hermosas playas que en pleno verano, asumo, deben estar llenas de gente.

Marbella
Marbella

Llegamos a Málaga de noche, solo para dormir y al otro día devolver el auto alquilado. Almorzamos por última vez fiambre andaluz junto con tortilla de papa y emprendimos la vuelta al aeropuerto, donde nos separamos luego de 8 días de viaje. Mi destino era Roma para luego salir a Nueva York a encontrarme con mi familia y amigos unos días. Pero eso queda para otro post en otro momento. Mientras, Andalucía se ganó su lugar adentro nuestro.

 

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo y Just DOxIT. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Doce + catorce =

Site Footer

Sliding Sidebar

Acerca de mi

Acerca de mi

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Lo que anduve escribiendo

Proyecto iTravel

Viajando, mezclo mis dos pasiones. Recorrer el mundo y ser Ingeniero en Informatica. Como? Mira 👉🏼 iTravel...