¿Cómo fue llegar a la mejor fiesta del mundo? | Tomorrowland 2014 | Volumen II

Previously on “¿Cómo fue llegar a la mejor fiesta del mundo?”: Llegamos a Bruselas y la emoción era increíble. Ya estábamos! Averiguamos a que hora salía el tren a Boom y nos sentamos a esperar. En el interín se nos acercó un chico argentino. Nos dijo que iba a la fiesta todo el fin de semana, pero que no tenía ni carpa ni bolsa de dormir. Increíble, alguien mas disparatado que nosotros. Nos miramos. Nos sobraba un lugar y una bolsa de dormir. ¿Viste? Solidarios siempre. Así fue que sumamos uno más a la aventura y nos tomamos el tren a Boom. (Si no leíste la primer parte, podes leerla haciendo click acá –> ¿Cómo fue llegar a la mejor fiesta del mundo? Volumen I )

10383821_10153079119814409_5709143736684085290_o

Ahora sí, después de escribir acerca de los meses previos a llegar a la Tomorrowland 2014, toca el momento de (intentar) describir esos magníficos días. Para ponerse a tono (y querer teletransportarse a Bélgica), lo hago con este video de fondo:

Para llegar a Boom tuvimos que hacer transbordo de tren en un pueblo intermedio del que, sinceramente, no me acuerdo el nombre. Era algo francés seguro. Y sinceramente tampoco nos interesaba en ese momento aprendernos el nombre del pueblo porque todos en ese tren iban a la Tomorrowland, asi que solo era cuestión de seguir a la gente. Llevabamos una bandera gigante de Argentina y eso era un motivo de orgullo para nosotros. Ya en el tren y en el transbordo la desplegamos y cantamos como si estuvieramos en la cancha. Gente de todo el mundo nos filmaba y sacaba fotos. Argentina is in da jaus !

Nos tomamos el último tren y arribamos a la estación de Boom. Un colectivo nos esperaba para llevarnos a Dreamville, el lugar donde la gente acampaba y donde canjeabamos las entradas (que hasta ese momento eran archivos .pdf impresos (en color, para que parezcan más verdaderos (?) ) ). El clima no era el mejor y alguna que otra gota acompañaba nuestra llegada al show.

10599716_10153079117614409_3993883929250737162_n

Encontramos la sección de canje de entradas justo antes de la entrada a Dreamville. Recolectamos todas las entradas y nos dispusimos a cambiarla. Con un poquito de demora por algún inconveniente en los apellidos pero obtuvimos nuestras pulseras que nos habilitaban a entrar a la Tomorrowland y a permanecer en ella durante 3 días, hasta la mañana del Lunes. Era Viernes y el reloj marcaba las 2 de la tarde aproximadamente. El show ya había empezado y nosotros no habíamos ni instalado nuestras carpas. Hola adrenalina.

Encontrar un buen lugar parecía misión imposible. Obviamente todo el camping estaba lleno y los lugares vacíos se encontraban a mínimo 2 kilometros del acceso a la Tomorrowland. Vale aclarar que Dreamville, el lugar donde se ponían las carpas, donde estaban las duchas y todas las comodidades para estar 3 días estaba lejos del acceso al show propiamente dicho. Había que caminar 1 kilometro como mínimo, por un camino de madera con atracciones en el mismo. Todo preparado para que cada metro cuadrado sea un espectáculo para los ojos, obvio.

Luego de recibir varios retos por parte de la organización por estar acampando en lugares no permitidos, Dios se puso de nuestro lado y encontramos un lugar vacío a pocos (poquísimos) metros del camino que llevaba al show. Sin dudarlo montamos nuestras carpas (una grande de 6 y una más chica de 2). Bueno, para ser justos, en realidad 4 personas miraban como las otras 2 montaban las carpas. Nada de revelar nombres igual. La lluvia se intensificaba y el reloj seguía avanzando. Cada minuto que pasaba era un minuto de show perdido. Pero bueno, finalmente pudimos armar las carpas (o algo por el estilo). Dejamos todo adentro, las cerramos con candado (nunca se sabe) y ahora sí, Tomorrowland, alla vamos !

Uf, ¿cómo hago para contar las emociones que sentimos a partir de este momento? Creo que en nuestras vidas nos las vamos a olvidar pero en nuestras vidas vamos a poder encontrar las palabras justas para describir lo que vivimos.

Sin nada en nuestras manos, más que algo de plata y alguna cámara de fotos, nos dispusimos a recorrer el camino que nos llevaba al show. Un camino con piso de madera que a sus costados tenía todo para hacerlo parecer a un cuento de hadas. Locales, Tomorrowland Style, que vendían desde botellas de agua hasta gorras con inscripciones, pasando por pulseritas, remeras y anteojos de todos los colores. En el medio, el respectivo control de seguridad en el cual teníamos que pasar nuestras pulseras por un detector que se iluminaba con el color verde, diciéndonos que éramos aptos para seguir por el camino a la felicidad.

10647188_10153079118449409_2340581090251669099_n

Recorrimos lo que por 3 días sería nuestro camino habitual sin salir de nuestro asombro. Nos rodeaban postes de luz que tiraban fuego cada X cantidad de segundos, bicicletas locas que contenían detalles particulares, como el manubrio dado vuelta, una rueda mas chica que la otra o cualquier cosa que te puedas imaginar. La gente caminaba con un único sentido y con una única consigna: disfrutar. Todo era alegría y cualquier excusa era válida para gritar o cantar.

Finalmente, luego de unos 20 minutos de caminata llegamos a destino. Un nuevo control de seguridad nos separaba del escenario principal y el complejo gigante en el que se encontraban otros 7 escenarios más, lagos, espacios verdes, bares, ruedas giratorias y demás. Pasamos el control sin inconvenientes y, luego de chusmear un poco el complejo, enfilamos para el escenario principal. Eran más de las 5 de la tarde y no queríamos perder más tiempo.

10609631_10153079161874409_5508100661919186699_n

Antes, cambiamos Euros por las monedas de la Tomorrowland, en una especie de cajero automático. Esto es algo clave para toda persona que este en el recital ya que no se acepta efectivo en casi ningún puesto de comida o bebida dentro del complejo, sino que únicamente se aceptan las monedas especialmente diseñadas para la ocasión. El cambio es 2 euros = 1 moneda.

Ahora sí, con algo para tomar en nuestras manos y luego del obligatorio paso por el baño, entramos al escenario principal, bajando por una colina en la que se podía observar a todo el escenario principal y toda la gente que lo rodeaba. Sencillamente un espectáculo único. No alcanzan dos ojos para observar tanto. La magnitud visual del show es algo que nunca se va a superar, a mi entender. Es magnífico. Nos tomó aproximadamente 10 minutos en darnos cuenta que estábamos en la mejor fiesta del mundo y de saber que eramos unos privilegiados. Sinceramente, teniamos nuestras dudas sobre si ibamos a aguantar 3 días enteros al ritmo de la música y el frenético ritmo de la Tomorrowland. Pero esas dudas se dispersaron apenas entramos al Mainstage.

El setlist de la fiesta es de primera línea. Los mejores DJs del mundo van a la fiesta. Fue en el segundo día que me encontré hablando con un editor de video de la fiesta. Me comentaba acerca de la magnitud del show y me dio un detalle particular: “Muchos DJs vienen acá por un precio mucho menor al que cobran en cualquier otro lugar. Para ellos, estar acá es estar en La Meca. El prestigio y la satisfacción que da tocar en la Tomorrowland es único”. Esa frase me la guardé bien adentro mío para entender cuan importante era el lugar donde estabamos.

10408113_10153079139724409_5480993107106848223_n

Si nos quedaba alguna duda de cuanto ibamos a aguantar, se terminó de esfumar con el show de Dimitri Vegas & Like Mike. Ya era de noche y el escenario principal explotaba. No entraba un alfiler. La gente expectante y feliz miraba únicamente para delante. No podíamos creer el show que estabamos viendo. Fue una hora y algunos minutos de música en donde la gente solo saltaba y sonreía. Un juego de luces espectacular. Fuegos artificiales nunca antes visto. De repente nuestras pulseras empezaron a titilar un color celeste. Nos dimos vuelta y vimos que toda la gente que estaba en el escenario principal tenía la pulsera celeste titilando. Un detalle, es verdad. Pero es en estos detalles donde uno ve la diferencia.

Las fotos, los abrazos, las risas, las sorpresas, todo era común en el show. Nosotros no hacíamos más que disfrutar. Era nuestra única preocupación. Y así fue durante los 3 días que duro la fiesta. Una vez finalizado el último show del día, toda la gente (incluido nosotros) se retiraba en forma pacífica (que lejos estamos de eso en Argentina), algunos con destino a Dreamville y otros (aquellos que solo fueron por el día), con destino a sus casas o alguna otra ciudad del mundo. En el camino solo comentabamos las cosas del show y añorabamos que saliera el sol para poder disfrutar el otro día. En el camino comprabamos algo para comer, nos sentabamos un rato para descansar nuestras piernas (cuanto trabajaron, por dios) y nos ibamos a nuestra carpa.

Durante las mañanas no se podía dormir mucho y alrededor de las 9 am Dreamville tomaba vida de vuelta. El sol pegaba desde temprano en la carpa y ya eso no te dejaba dormir mucho. Por otro lado, más allá de las 10 de la mañana las filas en los baños eran eternas, así que preferíamos madrugar y ahorrarnos esas esperas. Después de bañarnos (2 monedas de la Tomorrowland = una ducha en uno de los baños) nos dividíamos. Mientras unos iban al puesto de Wi-Fi (sin cargo, únicamente hay internet en un determinado puesto, auspiciado por una marca particular. Cuando hay mucha gente, es muy difícil navegar ya que esta todo saturado. Nosotros dábamos señales de vida en nuestras casas y nos íbamos). Algunos salíamos del complejo hacia la ciudad de Boom (si tenes pase para los 3 días, podes entrar y salir cuantas veces quieras de Dreamville) en búsqueda de un supermercado a unos 30 minutos caminando. Otra vez, ir temprano era una idea muy astuta. Ya entrada la mañana el supermercado se llenaba y la fila para entrar era eterna. Hacíamos las compras para el almuerzo del mediodía y emprendíamos la vuelta a Dreamville.

Luego del almuerzo en las carpas (también se podía almorzar en Dreamville en los puestos de comida pero bueno, queriamos ahorrar un poco), nos disponíamos a ir al show nuevamente.

Llevamos una bandera gigante de Argentina con una inscripción que nos caracteriza mucho a mi grupo de amigos y por eso el Sábado nuestra misión era colgarla en algún lugar visible del Mainstage. Misión cumplida, la bandera fue parte del segundo día y apareció en varias fotos que publicó la Tomorrowland (mismo, aparece unos segundos en el After Movie).

10603546_10153079149569409_746200496042965855_n

Por el contrario, el día Domingo fuimos con poquísimas cosas encima y nos tomamos el mediodía y las primeras horas de la tarde para recorrer todo el complejo. Más que complejo, es una ciudad. Y una ciudad con muchos encantos. Espacios verdes gigantes, lagos hermosos, puentes, frases motivadores, ruedas giratorias, bares, gente caminando con sonrisas. Un cuento de hadas, bajo el sol del verano belga. Igualmente, sin importar lo que hicieramos durante las primeras horas de la tarde, el final era siempre el mismo. El escenario principal alrededor de las 5 de la tarde, que era cuando se empezaba a poblar de gente. Y lo que seguía eran más cosas únicas, mas luces, mas fuegos artificiales, más música, mas cosas que nunca nos vamos a olvidar. 

1525398_10153079166464409_5560287629739085445_n

Describir cada show creo no tiene sentido. Primero porque cada uno tiene su gusto musical en particular y lo que para algunos fue el mejor show de la fiesta, para otros no lo fue. Como dije antes, el setlist es de primera clase y los mejores están en la Tomorrowland. Después, es cuestión de gustos. Por otro lado, creo que cada show en singular carece de sentido y que el conjunto de shows hace a la Tomorrowland. Vivir el día entero, el fin de semana, la “rutina” de la fiesta, eso hace que todo sea único.

Describir lo que vivimos en la fiesta, les juro lo intenté. Pero creo que también es un poco en vano. La conexión que cada uno siente con el lugar es personal y viene influenciada por su pasado, presente, risas y llantos. Pero les juro que la conexión existe. Ese lugar tiene magia y es verdad. Será algo de 3 días y algo armado especialmente para la ocasión, es verdad. Pero esta hecho y hay que disfrutarlo. Es el día de hoy que vemos fotos y videos y no podemos contener la alegría, no podemos evitar pensar que afortunados fuimos de haber estado donde estuvimos.

10521329_10153079193099409_9098590522172052035_n

La puesta en escena, el sonido, las luces, la gente, la calidad de todo es de primera linea. Es el único lugar donde ves a los Power Rangers sacándose una foto con una persona de Israel y otra de Palestina, y todos con una sonrisa. Creo que nunca voy a volver a vivir algo tan perfectamente armado en mi vida, excepto que vuelva a ir a la Tomorrowland. Disfrutarla con amigos es algo que le da un plus, una historia que quedará guardada en nuestras memorias.

Hay mil detalles que seguramente no esten en este Post. Por un lado no me vienen a la cabeza ahora (aunque los tengo guardados, de eso seguro) y por otro porque si los escribiera se haría un post eterno. Son libres de escribirme para hacer cualquier tipo de preguntas, con gusto las responderé. 

Llegó el Lunes y, con el cielo llorando porque la Tomorrowland 2014 había terminado, armamos nuestros bolsos y emprendimos el camino de vuelta. Amsterdam nos esperaba. Dejamos las carpas armadas y las bolsas de dormir adentro. No teníamos ganas de cargarlas por Europa. Fue nuestra pequeña contribución al personal de la fiesta. Ponele.

10592728_10153079189354409_8991029555690921057_n

Mientras el tren avanzaba para llevarnos a Bruselas, todos reposamos nuestras cabezas en las ventanas o mesas, con la excusa de descansar luego de un fin de semana bastante agitado. Pero todos, mientras se nos esbozaba una sonrisa, repasábamos mentalmente lo que habíamos vivido, para asegurarnos que quede guardado siempre en nuestras memorias. Y con ese detalle volvíamos a confirmar que habíamos vivido algo único, entre amigos. Lo que toda persona alguna vez en su vida quiere hacer.

10635696_10153079165189409_2537313252076838813_n

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo y Just DOxIT. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Leave a reply:

Your email address will not be published.

diecisiete + dieciseis =

Sliding Sidebar

Acerca de mi

Acerca de mi

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Proyecto iTravel

Viajando, mezclo mis dos pasiones. Recorrer el mundo y ser Ingeniero en Informatica. Como? Mira 👉🏼 iTravel...