Las Koh de Tailandia

En Argentina, cuando uno menciona el Sur, en su cabeza se le dibujan figuras de montañas, nieves y, obvio, el Glaciar Perito Moreno. En Tailandia decir Sur es sinónimo de playa, mar y alguna que otra fiesta. Otro contraste más entre dos mundos tan lejanos y cercanos a la vez.

IMG_1534

Bangkok había llegado a su fin (al menos por el momento) y el Sur Tailandés era nuestro próximo destino. Koh Phangan y la (supuesta) Half Full Moon Party nos esperaban. Tren nocturno de Bangkok a Chumphon. A empezar a olvidarse de los horarios que se cumplen, Europa Style. Los transportes salen en punto (o suelen hacerlo). Pero en el medio una fuerza mágica los demora y siempre la llegada es un par de horas después. Llegamos alrededor de 5 de la mañana y, luego de esperar un tiempo, nos tomamos un micro que nos llevo el puerto para tomar un ferry que nos depositó en otro puerto, donde tomamos otro ferry que ahi si, finalmente, nos dejo en Koh Phangan. Casi un día de viaje, pero objetivo cumplido. Con caras de “señor deme una cama ya” hicimos el check in, dejamos nuestras valijas y nos fuimos directo a la playa. Reposera, mar y sol. Ese era el único plan posible. Una chica francesa se acercó a mi reposera, me despertó de mi siesta y me preguntó si queria jugar al beach volley. Mi cara de pocos amigos hizo que no tuviera que esbozar ni una palabra. Se fue caminando sola, gracias a Dios. Obvio, no pude volver a dormirme.

La playa y Koh Phangan
La playa y Koh Phangan

No todo podía ser color de rosas, of course (guau, el blog se esta poniendo bilingüe). Cuando hacíamos el check-in nos enteramos que la Half Full Moon Party se habia suspendido por lo que nuestro plan principal en la isla estaba totalmente truncado. Koh Phangan es conocida básicamente por la Full y Half Full Moon Party y, sin éstas, tiende a perder visitantes. Ni mencionar la cara de nuestras dos amigas argentinas que vinieron a la isla únicamente porque les asegure que estaba esta fiesta (Hola Lu, no me odies !). Pero bueno, a fin de cuentas, nos jugó a favor ya que terminamos sumergidos en la paz de una isla que esconde una belleza particular en sus rincones. Solo hay que recorrerla. Eramos 4 argentinos y Dave, un simpático americano que se sumo a nuestros días en Tailandia. La compañia estaba asegurada, no podíamos pasarla mal.

Masomenos, no?
Masomenos, no?

Después de una primer noche en un bar de reggae jugando al pool solo nosotros 5 y los dueños, nos fuimos a dormir y al otro día amanecimos temprano, alquilamos una camioneta y nos fuimos  a recorrer la isla. Rami al volante, Los Totora en los parlantes, Lu “cantando” bien bien alto y Dave que no entendía nada. Asi fue como llegamos a las cataratas de Koh Phangan (bueno, y con Google Maps también, no voy a negarlo). Unas cataratas particulares porque… no tenian agua! Claramente Koh Phangan no nos estaba dando la mejor bienvenida. Pero no puedo negar después de subir una media hora hacia el punto panorámico de las cataratas, nos encontramos con una vista increíble. Deci que después se vino el diluvio. Cosas que pasan en Tailandia.

Lo que quedo del día lo dedicamos a tirarnos en diferentes playas de la isla, a comer mariscos y a tomar mate. Porque a la hora de combinar culturas, somos mandados a hacer, no? Le enseñamos a Dave a tomar mate y cuales eran las palabras mágicas que tenía que decir cuando no quería mas. “Muchas gracias”. Pasaron dos rondas y Dave, con todo su esfuerzo, me las dijo. Nada mal para la primera vez.

Al día siguiente decidimos despedirnos de Koh Phangan y nos dirigimos hacia Koh Tao. Algunas horas en el ferry, donde algunos durmieron y otros charlaron, nos separaban de esta isla. Llegamos, nos conectamos a internet y buscamos el primer hotel barato, cómodo y céntrico. Cuando lo encontramos, hacia allá nos dirigimos. 

Los días en el Sur de Tailandia venían siendo muy tranquilos, y así continuaron. Playa por aca, Pool Party y GoPro por allá. Mates, charlas, y fiestas en la playa. Todo en un clima muy relajado, como si los 5 nos conocieramos de toda la vida.

Párrafo aparte para Dave y la charla que me regaló. Sentados en un bar de Koh Tao empezamos a hablar de la vida, las experiencias y nuestros viajes. Me encontré con una persona muy parecida, que supo viajar muchísimo y lo sigue haciendo. Me vi reflejado en mil cosas y tome sus consejos como palabras santas. Me sorprende como paso a paso, en cada ciudad, conoces gente que tiene una vida parecida o toma decisiones similares. Hace unos días eramos dos personas lejanas en continentes lejanos que nunca se habían cruzado y hoy sus palabras van a quedar por siempre en mi memoria. Grande Dave !

En “términos turísticos”, Lu fue nuestra guía kohtaiense, o algo asi. Durante nuestra estadía en la isla cruzamos en un botecito, que obviamente no tenía idea de las normas ISO de calidad, a Koh Nagyuan. Koh Nangyuan es la isla que aparece en las imágenes de Google apenas googleas Koh Tao. Un camino de arena que separa dos mares, una vista panorámica increible, mucho calor y snorkeling. Pasar el día ahi es altamente recomendable, recargas energías.

Al atardecer nos fuimos a ver caer el sol a la Shark Bay, donde supuestamente aparecen tortugas y tiburones al atardecer. Pero… el sol no caia en esa isla, y tampoco habían tortugas ni tiburones. Pero bueno, nos tomamos unos buenos mates al menos!

Al otro día llego el momento feo de viajar. Las despedidas, las caras tristes y esas cosas que son el lado B de viajar. Pero bueno, siempre una despedida viene acompañada de un nuevo comienzo, es la ley del viajero. Nuestros caminos se separaron, Dave se quedo en Koh Tao, las chicas partieron a Bangkok para tomar un vuelo y nosotros nos fuimos a Phuket, donde iba a empezar una de mis mejores experiencias en mi vida. Rami se quedó en Phuket un día, antes de partir de vuelta a Buenos Aires. Durante ese día nos disfrazamos de turistas típicos y, en un speedboat, recorrimos Phi Phi, Maya Bay, James Bond Island y todas esas cosas espectaculares que, lamentablemente, estan llenas de turistas y no se pueden apreciar 100%.

Llegó el momento de la despedida. Esas que cada día me cuestan más y más. Rami se tomo su taxi al aeropuerto y yo a Rawai, al sur de Phuket, para empezar un voluntariado en una escuela primaria por 21 días. Pero eso queda para otro momento.

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo y Just DOxIT. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Leave a reply:

Your email address will not be published.

1 × 1 =

Sliding Sidebar

Acerca de mi

Acerca de mi

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Proyecto iTravel

Viajando, mezclo mis dos pasiones. Recorrer el mundo y ser Ingeniero en Informatica. Como? Mira 👉🏼 iTravel...