Instan-taneas de Guimba, Filipinas. Capítulo II

El ruido de la lluvia cayendo por la ventana solo se veía interrumpido por la voz de Sir Edwin que, con alguna pregunta esporádica, me hacía volver de mi viaje mental. La camioneta avanzaba por las calles filipinas y mis ojos se posaban en los paisajes que veía por la ventana. Nunca estuve en Costa Rica o Nicaragua, pero no creo que sean muy diferente de lo que estaba viendo.

10556253_10153994652704409_5581397182367909660_n


Desde que me subí al asiento trasero y el motor se puso en marcha con destino a la Basílica de Manaoag y su particular Virgen del Rosario, no pude evitar dejarme llevar por la lluvia y el andar, y dejar volar mi mente, al pasado, al presente y al futuro. Quedan pocos días para cumplir un año ininterrumpido de viaje y, si hago la cuenta total, 17 de los últimos 26 meses afuera de mi país.
Esta cuenta me merodea la cabeza hace ya varios días y, mientras más se acerca el día, mi inconsciente más se predispone a hacer un balance.
Viajo al día que me tomé un avión en Ezeiza, hago escala en el día que me tomé un tren en Roma, espero en la estación de buses de Londres, voy al puerto de Koh Tao y entonces lo veo a él. Al lado mío, mirando por la ventana la lluvia caer. Su libro de matemática en sus piernas para, cuando su viaje mental necesite un recreo, ponerse a hacer ejercicios. ¿Qué estará pensando? ¿Habrá algo que le preocupe? ¿Estará soñando algo para su futuro? ¿Querrá decir algo y no se anima? Sus ojos se pierden en el costarricense paisaje filipino y no tienen intención de volver.
La escala de mi viaje mental se había terminado y vuelvo a donde estaba. Las gotas siguen cayendo, las palmeras siguen al costado de la calle y las casas de bambú decoran todo. Mi incosnciente dejo el balance y se enfoco en él. Lo miro de reojo y sigue con su vista perdida en el horizonte. Transmite calma y curiosidad. Tenía ganas de preguntarle en que pensaba pero no quería interrumpir su viaje. Tampoco quería que Luna escuchara y empezará a indagar. Fuere lo que fuere que pasaba por su cabeza, no quería que sus padres lo supieran.
Vuelvo a mirar por mi ventana y se me cruza por la cabeza el pensamiento que el capaz me este espiando. ¿Estará pensando acerca de lo que estoy pensando? ¿Se estará preguntando que me pasa? ¿Algún día el estará en Buenos Aires, en el asiento de atrás de algun auto, intentando hacer un balance? Algún dia yo fui él. Algún día el será yo.
Vuelvo a sumergirme en mi mente y pienso en mis amigos. Ya se acerca el 20 de julio y por segunda vez en tres años, voy a pasarlo lejos de ellos. La amistad no tiene fronteras, es verdad. ¿El tendrá tan buenos amigos como los míos? ¿Serán sus hermanos de sangre como los míos? Sonrío y me río no muy fuerte, para no llamar la atención. Memorias y más memorias de mis amigos se me vienen a la cabeza. Ojalá él consiga amistades así.
Escuchamos la luz de giro activarse y la voz de Sir Edwin avisando que hacíamos una parada para almorzar. La lluvia no cesaba y solo teníamos dos paraguas. Me dieron uno a mí y ellos 3 se acurrucaron en el restante. Los mire de atrás, abrazados, caminando a la par. Él estaba en el medio y, a través de su nuca, pude ver que todavía no había aterrizado. El seguía soñando.
Al otro día entraría a su aula y el sería el primero en pasar al frente y responder todas mis preguntas. Bueno, casi todas. Nunca me va a responder que estaba pensando cuando veía la lluvia caer.

Una Vuelta por el Universo. Rumbo a la Basilica de Manaoag. Filipinas

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo y Just DOxIT. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Leave a reply:

Your email address will not be published.

cuatro × 2 =

Site Footer

Sliding Sidebar

Acerca de mi

Acerca de mi

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Lo que anduve escribiendo