Instan-taneas de Tam Coc, Vietnam

“Bipolaridad. En este estado. Se caracteriza por la sonrisa, pero en los ojos dicen otra cosa. Son personas que se conforman con poco. Y con lo poco son felices. Es fuerte y hermoso a la vez”.Cuando leí estas palabras, con tonada chaqueña, que viajaron desde la soleada Bahia hasta la tranquila Tam Coc, no sabía cuanto tiempo iban a permanecer en mi cabeza. Pero había en ellas algo diferente, algo distinto. Una descripción cruda, real y exacta.

TamCoc

Se quedaron conmigo, como fieles compañeras, acelerando el ritmo de mi cerebro, y moldeando la realidad a su antojo. Causa y efecto. Me convencieron, lenta pero convincentemente, de subirme a mi bicicleta y dar un último paseo por el pueblo. Me sugirieron doblar a la izquierda, a la derecha y nuevamente a la izquierda. Me susurraron que me quede frente al lago, pensando, esperando que ellos vinieran a mi encuentro.

Irónicamente, sin palabras pero con gestos, me preguntaron de donde era, cuando me iba y si quería almorzar con ellos. Creyeron que era francés y, sinceramente, no me molesté en contradecirlos. Me encontré pudiendoles responder en este idioma, con palabras básicas.

Al mismo tiempo, ellas seguían en mi cabeza, que funcionaba más y más rápido. Me insinuaron al oído que me siente en el piso y juegue con él y sus canicas. 4 canicas. Cuando una se iba lejos, corría a buscarla. Cuando una se escondía debajo de la heladera, buscaba ese palo salvador que la encontraba. Y cuando mi torpeza tiró una debajo de la cama, se acostó en el piso hasta alcanzarla.

Llegó la hora del almuerzo y él, como jefe de familia y quizás buscando sentirse superior, decidió acompañarlo con vodka. Me preguntó si quería pero me negué. Acepté una cerveza. Me dio verguenza decir tantas veces “no”. No tenía mucha hambre pero comí demasiado. Cada vez que mi plato se vaciaba, él me lo llenaba. Ella, en cambio, miraba desde la cama. Cuando nuestras miradas se cruzaban, me sonreía. Pero sus ojos decian otra cosa.

Y de repente, sus ojos también cambiaron. Los que antes denotaban armonía, humildad y genuinidad, ahora, bajo un efecto cristalino, mostraban desesperación. Con un francés poco claro transmitió un mensaje directo. Los dedos de la mano se juntaron y se movieron al unísono pidiendo algo. Plata. Bipolaridad.

Sin entender miré al hijo mayor, que se había sumado a último momento. Vi sus ojos. Resignados. Heridos. Tristes. Contradijo a su padre y, junto a su madre, me dijeron que me fuera tranquilo y me agradecieron por haber almorzado junto a ellos. Él seguía balbuceando palabras en francés, ingles y vietnamita. Ellos le gritaban cosas, y en el tono de la voz se percibía enojo y resignación.

Agarré mi bicicleta y me fui, mientras ella lavaba los platos y él jugaba a las canicas. Sonreían, pero sus ojos decian otra cosa. En mi cabeza no paraban de resonar esas palabras. Esas que, un día antes, describieron tan bien lo que me iba a pasar. Esas que me convencieron de alterar la temporaneidad de mis relatos, mostrandome la urgencia de escribir estas líneas.

“Bipolaridad. En este estado. Se caracteriza por la sonrisa, pero en los ojos dicen otra cosa. Son personas que se conforman con poco. Y con lo poco son felices. Es fuerte y hermoso a la vez”

Una vuelta por el Universo. Instan-taneas de Tam Coc. Vietnam

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo y Just DOxIT. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Diez − 7 =

Site Footer

Sliding Sidebar

Acerca de mi

Acerca de mi

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Lo que anduve escribiendo

Proyecto iTravel

Viajando, mezclo mis dos pasiones. Recorrer el mundo y ser Ingeniero en Informatica. Como? Mira 👉🏼 iTravel...