Soñando (y viajando) en la tierra de las oportunidades

La decisión de viajar a Australia fue, digamos, espontánea. A tono con las decisiones que vengo tomando en el último tiempo. Irónicamente, me cuesta más decidir las cosas pequeñas y diarias, que las importantes y trascendentales. Siempre recuerdo una frase de mi papá: “Si tardamos en decidir esto, cuanto tardaríamos en comprar un yate”. Bueno, capaz a mi me es más fácil elegir el yate.
IMG_9625

Los días en el Sudeste Asiático parecen lejanos pero a su vez resuenan en mi memoria con una frescura asombrosa. Países como Laos, Vietnam, Tailandia y demás siguen firmes en mi cabeza. Su paisaje y su gente. También la gente que conocí durante estos largos meses. La realidad es que todavía no terminé de procesar esos días asiáticos. Tampoco terminé de escribir sobre ellos. Pero decidí quitar la temporalidad a mi blog. Quiero ir saltando entre el pasado, el presente y el futuro.
Parece ayer cuando, hablando con A, decidimos emprender el viaje juntos por Australia. Lo que al principio parecía una fantasía, poco a poco se fue transformando en una realidad, un sueño, un desafío, un objetivo, una meta. Llegamos sabiendo mucho de lo que nos esperaba. Llegamos sabiendo poco. Ambas opciones eran tentadoras.
IMG_0097
Australia es, déjame decirte, el país de las oportunidades. Pensa en un lugar que consideres primer mundo. Ese lugar donde todo funciona. Donde todo tiene sentido. ¿Listo? Bueno, te aseguro Australia lo supera. Hablando con amigos mientras esperábamos buses, llegamos a la conclusión que es un oasis. Un oasis donde la gente consigue trabajo. Donde la gente ahorra. Donde las cosas funcionan. Donde la gente sonríe. Donde la gente disfruta.
“Y, déjame preguntarte, ¿por qué Australia? – me preguntó, cuando me estaba yendo, la mamá de mi primer alumno australiano. “¿Por qué no?” – le repliqué. “Es un país muy parecido a Argentina. El paisaje. Las distancias. La gente. Es una experiencia motivadora. Me encanta el país” – continué explicando. “Y a nosotros nos encanta tenerte con nosotros” – me confesó, con haberme conocido apenas hacía una hora. Volví caminando a casa, bajando la colina, viendo el mar, la ciudad iluminada de fondo y sonriendo.
IMG_9818
IMG_9896
Mientras escribo estas líneas, estoy en el tren, yendo a trabajar. Me cuesta, a veces, encontrar el tiempo para plasmar lo que pienso en palabras. A veces mi cabeza esta en velocidad crucero. En piloto automático. Y eso me da miedo, siento que estoy cayendo en la rutina de las grandes ciudades. Pero a veces la cabeza acelera y va, viene,va, viene por lo que estoy (o estamos) viviendo. Y eso me tranquiliza.
El cielo esta encapotado y hay una sensación de tormenta. Acá es otoño y es la primera vez en mucho tiempo que las estaciones del país donde estoy coinciden con las estaciones de Argentina. Me hace sentir un poco más cerca de casa. No es que extrañe. Pero que se yo, viste que esos detalles ayudan. En 30 minutos me tengo que bajar del tren. No en 31. No en 29. En 30. Camino 7 minutos y llego a destino. Hoy, si el tiempo lo permite, voy a cambiar las rejas de algunas casas, usar herramientas que hace un mes nunca había usado y a su vez voy a aprender a usar otras.
IMG_9810
IMG_9757
IMG_9751
Parece un trabajo muy sencillo el de labour (como llaman acá a los comodines, los que arreglan casas, cortan el pasto, pintan, arreglan techos y demás). Aunque algunos podrán decir es vergonzoso y mediocre. A mi me sorprende la cantidad de cosas que aprendí estos días trabajando. Y me sorprende la sensación de conformidad que uno siente cuando se va de una casa y la mira por última vez, viendo el trabajo que uno logró hacer, sabiendo que nunca va a volver a ver a la persona para la que trabajó, pero sabiendo que, al menos, una marca tuya dejaste en ese lugar. Alguna similitud con el concepto de viajar, ¿no?
IMG_9904
A veces me da bronca no haberme movido tanto estos últimos 45 días. La mayor parte del tiempo la pasé en Sydney, exceptuando unos días en Melbourne. Bueno, para ser sincero, todos los días viajo a algún lugar escondido de Sydney, pero sigo debatiendo si eso cuenta o no para el concepto de viajar. Pero a veces esta bronca se transforma en una motivación medio extraña. Me gusta la idea de estar en un lugar por unos meses, pensando en lo que viene. Me gusta volver del trabajo y ver la playa desde el bus. Playa que está a 3 cuadras de mi casa. Me gusta volver y saludar a A. Me gusta que nos pongamos a pensar en el próximo destino, en comprar una van, en viajar al norte, en escaparle al invierno. Me gusta volver y juntarme a tomar unas cervezas con amigos. Me gusta la espontaneidad de los planes, aunque a veces me tenga que obligar a cumplirlos.
IMG_9954
Es que Australia tiene eso. Tiene playa. Tiene un mar con un azul intenso y unas colinas con un verde cautivante. Tiene una gente amable, y un ritmo que a veces lo amas y a veces lo odias. Tiene un clima de relajación pocas veces visto. Tiene reencuentro con viejos amigos y encuentros con otros nuevos. Pero, por sobre todas las cosas, tiene el poder de constantemente hacerte soñar. Hacerte pensar en el siguiente paso. Por algo la llaman la tierra de las oportunidades.
Una Vuelta por el Universo. Relatos de mis primeros días en Sydney. Australia

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo y Just DOxIT. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

1 comments On Soñando (y viajando) en la tierra de las oportunidades

  • Me gusto mucho tu comentario. Yo hace que vivo aquí 37 anos y opino como vos. Se vive tranquilo. Que tengas suerte en tu viaje y seguir poniendo en Facebook. Chau y suerte. Es verdad que todo funciona bien, bueno al menos casi todo….

Leave a reply:

Your email address will not be published.

16 − 4 =

Site Footer

Sliding Sidebar

Acerca de mi

Acerca de mi

Hola! Mi nombre es Luciano y soy el creador de Una Vuelta por el Universo. Me considero un Ingeniero nómade. Me fui de casa hace ya mas de 4 años y todavía me queda mucha mas ruta por recorrer. Venis conmigo?

Lo que anduve escribiendo