Experiencia Working Holiday de un argentino (italiano)

Posted by | · · | Australia · Oceania

Empecemos por el final. Si. Una experiencia working holiday en Australia te cambia la vida. Australia, Nueva Zelanda, Dinamarca. Bueno, la realidad es que todo viaje te la cambia.

 

Te volves adicto. Te juro. Y vas a tener comportamientos de adicto. Vas a querer mas. Y mas. No vas a poder parar de viajar. Vas a ver el mundo como el mapa de subte de Buenos Aires. Vas a entrar a Skyscanner mas veces que a Google. Vas a saber que moneda se usa en cada pais. Vas a conocer capitales que no sabias existían. Vas a tener el mundo al alcance de tu mano.

 

Cuando vuelvas (si volves), vas a volver cambiado. Mas maduro. Mas abierto. Mas analítico. Más pensante. Vas a ver una persona con una mochila caminando por San Telmo y vas a ir corriendo a abrazarlo, o a preguntarle si necesita una mano. Vas a entrar a un cafe y vas a mirar a los mozos de otra manera. Vas a saludar a la gente con una sonrisa. Vas a respetar mas. Vas a parar con tu auto antes de entrar en una rotonda. Capaz vuelvas con plata. Capaz no. Pero déjame decirte, vas a volver rico. Seguro.

 

Va a ser duro. No todo es color de rosas. Capaz te cueste adaptarte. Capaz al principio extrañes un poco. La diferencia horaria va a ser un enemigo. No vas a entender como hacer para contestar los 1000 mensajes de whatsapp que tenes cuando te despertas y en BA ya están por la cena. Vas a enojarte cuando no puedas mantener una charla con tu mejor amigo/a a la distancia. No.

 

No vas a poder mantenerla. Va a costar. Vas a ir a millones de trials. Y en varios van a decirte que no. Vas a tener que respirar hondo, agachar la cabeza y seguir. Vas a darte cuenta que ese titulo que te dieron en la facultad, no garantiza nada. Tambien hace falta perseverancia. Ganas. Y una sonrisa.

 

Despues vas a hacer el click, tranquilo. Gumtree va a ser tu mejor amigo y vas a entender que el tren sale 17:01, y no 17:04 “porque capaz se demora”. Vas a entender como cargar la tarjeta del colectivo y que el flat white no es una lagrima, ni las bbq un asado de tira. Vas a entender que hay mas gente como vos y que, cuanto más lejos estamos de casa, mas nos unimos los argentinos.

 

Vas a juntarte a almorzar un domingo con amigos, pero vas a llamarlo domingo de familia. Vas a compartir alegrías y penas. Vas a hacer amigos. De los que quedan para toda la vida. Vas a conseguir un trabajo y vas a saber que es un roaster.

 

Vas a agarrar un martillo por primera vez en tu vida, y decir mas de mil veces que podes llevar 3 platos en la mano, aunque apenas puedas hacer equilibrio con uno. Vas a darte cuenta que si esta la señal, el peatón tiene la prioridad. Y que si el colectivo llega a su capacidad maxima, no para ni te deja subir. No importa cuánto ruegues. Ah. Al chofer se lo saluda. Te juro.

 

Vas a moverte. Bastante. Vas a ponerte de mal humor si te quedas mucho tiempo en un mismo lugar. Te agarra una especie de desesperacion nomade. Vas a hacer escapadas los fin de semanas. Vas a contemplar el atardecer mil veces. Vas a ver las olas romper mil veces mas. Vas a comprar un auto, o al menos intentar. No te das una idea lo facil que es. Es solo un papel. Te juro. Nada de 08.

 

Vas a medir las cosas en horas de trabajo. Un auto son dos semanas. Un pasaje a Indonesia, 4 dias. Una escapada a Melbourne, 3 dias de trabajo. Vas a querer renovar tu visa y entonces vas a buscar cual trabajo de campo haya. Mangos. Sandías. Strawberries. Cherries. Avocado. Lo que sea. Vas a putear en el trabajo y ahi, capaz, pienses quien mierda te mando. Pero al de al lado se le va a caer la canasta al piso y vos vas a ayudarlo. Porque de eso se trata.

 

De memorias. De lazos. De amistades. El 88 va a ser tu numero favorito. Y tu numero odiado. Vas a querer trabajar un domingo, por primera vez en tu vida, para llegar a los dias. Tus papas. Tus amigos. Tus primos. Todos van a saber que necesitas 88 dias para renovar la visa. Porque vas a hablar de eso. Y solo de eso. No vas a ver la hora que termine. Pero cuando termine, no vas a querer irte.

 

Vas a estar allá, te van a preguntar cuando volves y vas a titubear. Que cerca queda el Sudeste asiático, ¿no? ¿Y Nueva Zelanda? Ojo con India. O Nepal. Bueno, un viaje a Los Angeles tampoco es tan caro. Vas a estar aca y vas a relojear pasajes para volver, sin que nadie te vea.

 

Vas a decir que no a la boda de un gran amigo y capaz te perderás el nacimiento de algun sobrino. Ellos, del otro lado, lo van a entender. Porque van a ver tu sonrisa. Porque, aunque cueste, y aunque pataleen, van a entender que estas invirtiendo en vos mismo. Que estas sembrando tu futuro. Van a admirarte. Porque vos, si,vos, diste el salto al vacío.

 

Una Vuelta por el Universo. Experiencia Working Holiday de un argentino (italiano). 🇦🇺


No Comments

Leave a comment

3 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.