Instan-Taneas de Port Barton, Filipinas

Posted by | No Tags | Asia · Filipinas · Instan-taneas

En Port Barton hay 3 calles que corren de forma horizontal y 4 que lo hacen en forma vertical. 12 manzanas delimitan la totalidad del pueblo. No hay electricidad las 24 horas y las casas se van turnando para usarla. Agua caliente es un beneficio con el que no todos cuentan. Los nenes juegan en la calle o en torno a la cancha de basquet, el punto céntrico de este hermoso pueblo. Corren y gritan, inocentes y felices. Arrastran sus camiones de juguete. No usan control remoto y tampoco saben que es un dron. No se quedan viendo la tele. Algunos no tienen y otros todavía sienten esa necesidad de jugar en la calle, sin preocupaciones ni ruidos. Los negocios no tienen nombre y para llegar es simplemente ver esa casa rosa, doblar a la izquierda y seguir hasta el camión blanco. Cada nene del pueblo te saluda con un “Hi” y una sonrisa. Sin excepciones.

18722_10153930835339409_2277502278152200483_n


A 4 kilómetros del, llamemóslo, centro de Port Barton, se encuentra White Beach. Una playa alejada con arena blanca y un mar muy calmo, con suelo rocoso y algo sucio. Podes llegar por tierra, caminando por la jungla, subiendo algunas pendientes y teniendo cuidado con algunas ramas flojas. Podes elegir un tema para charlar y, te aseguro que antes que lo termines, vas a empezar a ver el mar transparente. Asi llegamos nosotros, y asi nos fuimos.
En Port Barton vive él, del que no sabemos el nombre. Él es parte de una familia con muchos hijos y es feliz jugando en su casa. Él es chico para algunas responsabilidades pero grande para otras. En su casa no hay luz durante el día y no tienen para comer a la noche. Le piden a él que saque su arpón, se suba al barco de la familia, lleve a sus hermanos y vaya a buscar la cena. Él y sus hermanos querían seguir jugando pero sabían que tenian que hacer caso. Entonces se suben al barco y van a pescar un poquito más lejos de lo usual.
A 4 kilómetros del, llamemóslo, centro de Port Barton, se encuentra White Beach. Una playa alejada con arena blanca y un mar muy calmo, con suelo rocoso y algo sucio. Podes llegar en barco, bordeando la costa. Asi llegaron ellos. Los dos hermanos menores se tiraron al agua, intentando ayudar a su hermano mayor quien esperaba, expectante, con su arpón arriba del barco. Entonces él nos vió. Ella y él cruzaron miradas a la distancia y él, rebozando de felicidad, levantó la mano hasta el cielo, casi tocándolo. A los pocos minutos sus hermanos se subieron al barco y volvieron por donde habían venido.
Creo consiguieron lo que habían ido a buscar, pero no creo haya sido lo más importante de su día. Entraron a su casa y fueron corriendo hasta lo de sus padres, a contarles el importante saludo que habían recibido y el importante saludo que habían dado. Una sonrisa había sido lo mejor de su día.
Nosotros volvimos caminando, rememorando historias pasadas que de tanto intentar cerrarlas cada tanto se vuelven a abrir. Pero cada día nos acordamos de él y su sonrisa. La sonrisa del nene del barco.

Una Vuelta por el Universo. Port Barton. Filipinas.


No Comments

Leave a comment

veinte − 9 =